De joder a estar jodido


¿Os acordáis de los pantalones cagaos? Moda absurda donde las haya, tal vez venían para poder fardar de marca de calzoncillos, o de prueba empírica de que se tiene control de esfínteres, pero ya casi nadie se acuerda o directamente no se asusta de ver algún elemento de esta guisa. Lo mismo ha pasado con los penes de la Fórmula 1.

La pretemporada comenzó con la quejas de todos sobre lo feos que eran esos morros. Pasamos a convertirnos en #SexadoresDeF1s, viendo como la mayoría de los equipos optaban por tener un monoplaza "macho" y algún que otro "hembra" por sorpresa. Pero eran necesarios por la normativa de la FIA, los equipos no han tenido otro remedio. También comenzaron las quejas por el sonido de los coches, pero hay que reconocer que siguen sonando a coches de carreras, y esos componentes eléctricos hacen que tengan un sonido muy de ciencia ficción. Y eso mola. Aunque las críticas también las hubo porque los coches iban a ser más lentos... cuando ya se habla de lo cerca (por abajo... o por arriba) que se van a quedar estos coches del récord absoluto de velocidad punta en Monza.

Pero todo esto se ha olvidado porque este año va a cambiar el status quo de la Fórmula 1. Es algo que tiene altas probabilidades de ocurrir con un cambio de normativa de este calibre, pero hasta cierto punto. Hablar de que los equipos con motor Renault, incluido Red Bull, no puedan directamente ni acabar la carrera, y posiblemente ni comenzarla, parece muy fuerte. Una cosa es tener el año de Ferrari de 2005, que sale el coche mal, y se sufre todo el año en la zona de puntos sin apenas mayor gloria, a que como se augura en el excelente resumen de la pretemporada de Keep Pushing Podcast, estamos hablando de que los problemas que tienen no tienen solución directa y pueden avocarlos a no ser nunca competitivos a ningún nivel, ya que dependen del uso del nuevo motor Renault por parte de los equipos más competitivos, que, por supuesto, intentan hacer un coche muy ceñido y al límite, un caldo de cultivo donde La maldición de Newey ha brotado como el peor de los contagios, pasando de joder casi literalmente a todos sin necesidad de miembro viril a estar jodido el año donde todos lo tienen. Y el problema es extrapolable al resto de equipos Renault, dentro de sus objetivos, por supuesto.

Sin embargo, hay que tener algo muy claro. Quien quiera competividad de tu a tu, igualdad para que los pilotos marquen la diferencia... no debes ver Fórmula 1. Nunca ha sido así y nunca lo será. Hay muchas otras competiciones que están mucho más cerca de eso. Pero ver al equipo más duro de los últimos tiempos que puede no ser competencia alguna para nadie este año, te hace picar la nariz. Que Lotus, "equipo revelación", no sea capaz de terminar un GP hasta saber cuando, pica. Que Caterham podría empezar a vender su chiringuito a día de hoy, te hace pensar. Lo veo como si estuviese tachando participantes antes de empezar, sin ninguna posibilidad de redención total o parcial, y me parece triste, aunque en la F1 los sentimientos no existan. Tal vez veamos que todo sea así, o que se haya exagerado demasiado, pero lo que en un principio debería parecerme divertidísimo, con nuevo campeonato donde se han vuelto a barajar las cartas, ya no me lo parece tanto porque es como si sólo algunos ya no tienen pasta para apostar hasta el año que viene. Llamadme iluso, pero yo quiero luchas a todos los niveles, no rendiciones a las primeras de cambio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada